¿Quién mató a Julio César? por Eduardo Casanova

Chávez descendiente de BrutusEl Máximo y Magno Líder de la Gran Revolución Bolivariana, teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías, ha ordenado que se investigue a fondo todo lo relativo a la muerte de Bolívar, que se averigüe, más allá de toda duda, quién mató a Bolívar y, si se confirman sus sospechas, que se castigue con fuerza a los herederos directos de los asesinos, que son los liberales colombianos y, aunque no es actualmente liberal, especialmente a Álvaro Uribe Vélez, por ser el que más se ha beneficiado del tan vil asesinato. Noble inquietud la que ha motivado tan severas órdenes. Pero hay que reconocer que la muerte de Bolívar sólo afecta a seis países, en los que se habla apenas un idioma. En cambio la muerte de Cayo Julio César, o Gaius Iulius Caesar, que es como se dice en latín, afectó al Imperio Romano, que abarcaba una veintena de países actuales en los que se hablan como diez o doce idiomas, por lo menos. Eso nos obliga, muy a nuestro pesar, a aceptar que el asesinato de César es más importante que el de Bolívar. César nació en Roma el 13 de julio del año 101 antes de Jesucristo, y fue apuñalado en la entrada del Senado el 14 de marzo del año 44, también antes de Cristo. Los historiadores siempre han contado que fue una conspiración, y han hablado de varios conspiradores, pero llama mucho la atención que, en trance de morir, César sólo se haya referido a uno de ellos, a Bruto. “Tu quoque, Brute, fili mi”, fue lo que dijo el moribundo (“¿Tú también, Bruto, hijo mío?”, es la traducción al castellano), lo que bien puede indicar que sólo fue Bruto el asesino. Y en ese caso, si se confirma esa hipótesis más allá de toda duda, habría que hacer pagar ese crimen, ese horrendo crimen, a sus descendientes directos, que son los partidarios de Chávez, los que “están con el proceso”, y muy en especial al teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías, porque todos son, también más allá de toda duda, Brutos. Muy Brutos. Extraído del blog LITERANOVA: ¿Quién mató a Julio César? por Eduardo CASANOVA

Todavía no hay comentarios